Decanato IPN
 
Antecedentes
 
El Instituto Politécnico Nacional, órgano desconcentrado con personalidad jurídica y patrimonio propio, interesado en tener un ambiente de trabajo estable y fructífero en el ámbito de la educación tecnológica, estableció que era necesario crear la figura del maestro decano con el suficiente conocimiento de la historia y filosofía de la institución. Este maestro debería tener autoridad moral, cívica y liderazgo suficiente para tomar el control de la escuela ante la ausencia del director. El 16 de agosto de 1955 se designó al ingeniero Carlos Vallejo Márquez como director de la ESIME por ser maestro fundador y decano de los profesores para que se hiciera cargo de manera provisional de la dirección hasta que el Consejo Técnico Consultivo designó a un nuevo director.
 
Sin embargo, fue hasta el 22 de febrero de 1962 que el Consejo Técnico Consultivo General estableció que era momento de designar a un decano en cada una de las escuelas que constituían al Instituto, con la finalidad de reconocer a la gente por su trabajo al servicio de la enseñanza mediante la entrega de un diploma donde se le reconocía con grado honorífico, como respuesta de lo anterior se designó al doctor Eusebio Mendoza Ávila la elaboración de tal proyecto.
 
El proyecto fue aprobado el 7 de marzo de 1962, en la sesión del Consejo Técnico Consultivo General en donde se estableció la categoría de maestro decano dentro de cada una de las escuelas que tuvieran más de diez años de haber sido fundadas, el reconocimiento y designación del profesor recayó en el de mayor antigüedad de servicio ininterrumpido en la escuela. Para esta fecha se otorgó una constancia de dicha categoría a 11 maestros de las siguientes escuelas: prevocacionales 1, 4 y 5; las vocacionales 3 y 5; ESCA, ENMH, ESIQIE, ESIA, ESIT y ESMR .
    Ver más >>
     
 

 

Presidencia del Decanato ( IPN )

 

Prolongación de Carpio y Lauro Aguirre s/n, Casco de Santo Tomás, C.P. 11340, México, D.F., Tel. 57 29 63 00 ext. 63017 a la 63021.

 

Esta página es una obra intelectual protegida por la ley Federal del Derecho de Autor, puede ser producida con fines no lucrativos, siempre y cuando no se mutile, se cite la fuente completa y su dirección electrónica; su uso para otros fines, requiere autorización previa y por escrito de la Dirección General del Instituto.